¿La comida no me basta… qué busco?

 "Madre e hijo" - Picasso, 1921

“Madre e hijo” – Picasso, 1921

Aspectos inconcientes del Comportamiento Alimentar(1)

            ¿ Las personas   acostumbran  reflexionar sobre cómo  era     su    alimentación    en la infancia?     Cuando alguien desea evaluar   como   está siendo su alimentación  actualmente, esta persona debería  buscar  respuestas   en    su   comportamiento  alimentar    infantil, principalmente en el tiempo en que aún era bebé,   pues,  generalmente,   hay  una   relación     entre las  vivencias que tuvo cuando fue alimentado y la manera como se   alimenta   hoy.

             Cuando somos adultos, al desear eliminar peso, encontramos    incoherencias entre un deseo consciente de adelgazar y, al mismo tiempo,  impulsos     inconscientes que resisten a todo el proceso que involucra la reeducación alimentar.   El Inconsciente registra los   acontecimentos   desde   la   infancia,   lo   que,   muchas     veces,    no   es  recordado conscientemente. Esta peculiaridad de la  mente  puede  comprometer  el éxito   en la mudanza del comportamiento alimentar.

            La forma  como  hoy el  adulto se alimenta,  puede reproducir como él  se  sentía cuando era alimentado en la infancia,  pues el niño siente aquello que el otro – la madre, el padre o  la cuidadora –, sin percibir, transmite durante  el  proceso  alimentar.  Los  estímulos  de esa interacción  vivida   entre   madre y bebé,   en los   primeros   meses   de   vida,   son    sentidos intensamente en la región  oral,  y es   a través  de ella    que  el niño  empieza   a  percibir  el mundo en el  cual vive.

           Normalmente, el bebé busca en el seno  materno, no solamente la satisfacción alimentar, también  quiere encontrar el  afecto  sentido  en estas  primeras   experiencias  vinculares.  El  bebé busca   cariño,  afecto   y  amor;  sin embargo,   a    veces,   encuentra  rechazo  o  apenas aceptación.  Así, podemos pensar que este ser humano  pasará   toda la vida   intentando encontrar este afecto que le faltó mientras era bebé. Al vincular este  sentimiento al alimento, lo  busca constantemente. Como nunca lo encuentra,  se  torna compulsivo en sus hábitos alimenticios.

            Estas vivencias infantiles y primarias servirán para nuestro psiquismo como padrones de respuestas futuras. Quién no recibió ese intercambio de afecto y cariño  en el  momento  de la alimentación, podrá continuar esa búsqueda cuando  se torne adulto. O sea,  podrá   compensar a través de la comida el amor no recibido por aquellos con quienes convivió.

             ¿Y que es lo que sucede  cuando hubo gratificación demás?

Obs.: Existen otras dinámicas, que veremos en otro momento.

Anúncios

Uma resposta em “¿La comida no me basta… qué busco?

  1. Obrigada pelo texto, gostamos muito, ele nos faz pensar nas causas das insatisfações humanas e buscar respostas ao observarmos determinados comportamentos.Um abraço.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s